HISTORIAS INSOLITAS - 2

En la Edad Media no existían cepillos de dientes, perfumes, desodorantes y mucho menos papel higiénico.Las heces y orinas humanas eran tiradas por la ventana del palacio.
Los abanicos no se usaban por el calor, sino por el mal olor que exhalaba el cuerpo de las personas por debajo de los vestidos.
Por eso, las ropas eran hechas pesadas a propósito para contener los olores de las partes íntimas que no se lavaban casi nunca.



Tampoco la gente se bañaba por la falta de agua corriente y de calor en las habitaciones.
Los baños eran tomados en una bañera enorme llena de agua caliente. El padre de la familia era el primero en tomarlo, luego los otros hombres de la casa por orden de edad, y después las mujeres, también en orden de edad. Al final los niños, y los bebés los últimos, cuando se llegaba a ellos, se podía perder un bebé dentro del agua de lo sucia que estaba.

En la Edad Media la mayoría de las bodas se celebraba al comienzo del verano.
La razón era sencilla: el primer baño del año era tomado en mayo, entonces en junio el olor de las personas aun era tolerable. Asimismo, como algunos olores ya empezaban a ser molestos, las novias llevaban ramos de flores al lado de su cuerpo en los carruajes para disfrazar el mal olor.
Así nació la tradición del ramo de novia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Budas de los Días de la Semana

Las 30 ciudades más grandes de España por número de habitantes

LISTADO EMISORAS FM EN MADRID