Diez rutinas para convertirse en una persona creativa



Hoy en día, una de las maneras de evaluar a un individuo se basa en lo innovador que es. Así pues, la creatividad resulta un elemento imprescindible para conseguir el éxito laboral deseado. Aunque a veces se trata de un don que algunos afortunados poseen de manera innata, lo cierto es que puede educarse. He aquí diez rutinas, según Peter Economy, colaborador del Portal Inc., para estimular la creatividad.

1. Observar. Las personas creativas son grandes observadores, que capturan datos de su entorno mediante el uso de todos sus sentidos. Donde otros ven circunstancias fuera de su control las personas creativas ven un sinfín de posibilidades poniéndose en marcha al mismo tiempo.

2. Aprovechar los errores. Las personas creativas hacen de sus fracasos oportunidades para aprender y crecer mediante la evaluación de lo que salió mal y la generación de nuevas maneras de evitar que el mismo error o uno semejante vuelva a ocurrir. 

3. Seguir aprendiendo. Las personas creativas tienen una pasión por la recopilación de nueva información a través de la lectura, sobretodo, pero en general de todo tipo de experiencia. Su curiosidad los lleva a hacer preguntas difíciles y buscar múltiples perspectivas. 

4. Jugar. Las personas creativas recuperan al niño que llevan dentro cada día. Entienden que jugar es una buena manera de seguir siendo creativos, como lo son la mayoría de los niños. Así, incluso a medida que envejecen, continúan encontrando formas creativas de ser lúdicos en el trabajo y el hogar. 

5. Fomentar la flexibilidad. Las personas creativas están en sintonía con el reloj interno de su creatividad, que por lo general no se manifiesta en las horas de más trabajo. Saben cuando son más propensos a ser creativos, que por lo general es a primera y última hora del día, y lo aceptan y lo aprovechan.

6. Mantener una actitud abierta. Las personas creativas no juzgan con rapidez. Antes prefieren sentarse a evaluar y cuestionarse el porqué de determinadas actitudes antes de tomar decisiones precipitadas que afectan a los demás.

7. Soñar despierto Las personas creativas pasan tiempo a solas todos los días para permitir que sus mentes vaguen. Varias investigaciones han demostrado que el soñar despierto puede sacar lo mejor de uno mismo, ya que estimula nuevas conexiones dentro del cerebro. 

8. Tomar riesgos. Las personas creativas son tomadores de riesgo. Imaginan una propuesta, la crean y la ponen en marcha tomando los riesgos que esto comporta. Aunque el resultado no sea el deseado, el proceso ya es intrínsecamente motivador y gratificante. 

9. Cuidarse. Las personas creativas saben cuándo es el momento de tomarse un descanso. Esto les da el ritmo necesario para hacer la mayoría de las rutinas anteriores. Eso representa lo contrario a forzar la máquina cuando algo no sale: es mejor “perder” tiempo en salir a dar un paseo y volver aireados. 

10. Imaginar, imaginar, imaginar. Darle vueltas a la cabeza pensando en nuevas posibilidades es la manera de encontrarlas, y para que sean cada vez más creativas es imprescindible exponerse a nuevos inputs. La clave está no solo en actuar así en el entorno laboral sino en hacer de ello un modo de vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Budas de los Días de la Semana

Tips para que tu lugar de trabajo sea más productivo

Las 30 ciudades más grandes de España por número de habitantes