El arte de hacer listas y cómo influye en la personalidad



Un fenómeno llamado el efecto Zeigarnik, por la psicóloga rusa Bliuma Zeigarnik, indica nuestra tendencia a pensar una y otra vez sobre aquellas cosas que hemos comenzado pero que aún no hemos completado, esa lista de tareas que llevamos en la cabeza. Las listas lo hacen manejable: el acto de escribir las tareas nos impulsará a llevarlas a cabo, pero más importante, el conocimiento de que están anotadas nos hará dejar de pensarlas de manera constante, puesto que perdemos el temor de olvidar.

Hacer listas, pues, nos ayuda a sentir que el mundo es susceptible de ser controlado, que podemos dividirlo en una cantidad de piezas y contenerlo en un papel. Usar tu lista como un mapa de acciones a tomar te ayudará a mantener la concentración, y en consecuencia a lograr más tareas durante tu jornada y a disminuir la procrastinación, que con frecuencia deriva del desconocimiento de la siguiente tarea o de cómo exactamente llevarla a cabo. Por último, la sensación que genera el acto de tachar algo de tu lista una vez que lo has hecho produce un estímulo de logro que te impulsará a continuar trabajando. Sin importar si las haces en aplicaciones digitales o en papel, nunca debes subestimar el poder de una lista para ayudarte a poner tu vida en orden y a motivarte a ser más creativo y productivo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Budas de los Días de la Semana

Tips para que tu lugar de trabajo sea más productivo

Las 30 ciudades más grandes de España por número de habitantes